Supervivencia orientación en Holanda

entrenamiento en Supervivencia y orientacion eN holanda (paises bajos), europa

Durante el año 2019, junto a Stevan Van Steen, un instructor internacional de Bushcraft de Holanda (país que a partir del año 2020 se denomina como “Países bajos”) y mi persona Gabriel Esquivel en caracter de Director CEO de NORTHLATITUDE, Instructor de Supervivencia y Asesor Técnico de Supervivencia de la cadena internacional DISCOVERY CHANNEL durante cuatro (4) períodos en 2015, 2017 y 2018 (habiendo sido seleccionado por Discovery de México, Inglaterra y Argentina) e Instructor Internacional y Formador de Instructores de Supervivencia e Instructor Internacional de Supervivencia (Nivel I – Básico) y de Búsqueda y Rastreo de la escuela internacional DRAGONES DEL GOLFO de Colombia (matrículas internacionales de instructor EIDG005AE (año 2019) y EIDG009AE (año 2020), habíamos comenzado a diseñar un proyecto conjunto para dictar cursos de “Supervivencia para Zonas Extremas” en zona de islas, selvas y bosques de Argentina a alumnos de algunos países de Europa, porque nuestro objetivo es dictarlos integralmente en idioma inglés, siendo que además Stevan los dicta en idioma alemán. Él es el Director de la Asociación Mundial de Bushcraft y Director de BOSExeperience(que significa Bushcraft Outdoor Survival Experience).

Posteriormente, en el transcurso del año 2022 el me ofreció que lo visite en Holanda si eventualmente alguna vez yo viajaría a Europa y bien, finalmente, viajé en febrero del año 2023 con un objetivo comercial estratégico empresarial, habiendo partido en avión desde Uruguay para arribar al aeropuerto de San Pablo en Brasil y desde ahí, abordar un avión de la empresa KLM hacia Holanda. Al arribar al aeropuerto de Amsterdam, Stevan me esperaba y desde ahí nos dirigimos en tren hacia la Haya (The Hague), donde él vivía, quien anteriormente me había ofrecido alojarme en su departamento de forma que no realice gastos económicos en hotel.

Durante las tres semanas que permanecí en la ciudad de la Haya tuvimos la oportunidad de hablar de muchos proyectos conjuntos para que el lleve ciudadanos de algunos países de Europa a Argentina y honestamente, no solo pudimos conocernos personalmente, sino que ese encuentro nos sirvió para ultimar detalles acerca de las futuras capacitaciones que íbamos a ofrecer juntos. Es que personalmente nos pudimos entender mejor porque tuvimos mucho tiempo de dialogar por horas acerca de lo que buscamos concretar.

Asimismo, si bien los primeros días en La Haya eran fríos y nublados, con el correr de los días apareció el sol y por ello en parte aproveché a recorrer algunos lugares céntricos como, asimismo, conocí el ingreso del Palacio Real de los Reyes de Holanda que se encuentra dentro de una zona boscosa de La Haya, donde tuve la oportunidad de hablar personalmente con personal militar/policial del ingreso a quienes les comenté que soy Instructor Internacional de Supervivencia, que soy Sub Oficial de la Fuerza Aérea Argentina y que mi tío primo, el Príncipe Pedro Giannone Ischitella y ex sacerdote en Italia (con acceso al Vaticano) quien es primo de mi madre Zulma Gladys Esquivel, vive en Bruselas, Bélgica.

Asimismo, recuerdo que un día recorrí caminando 20 kilómetros ida y vuelta desde La Haya hasta la playa del mar del Norte y días posteriores, junto a Stevan recorrimos 19 kilómetros desde la playa del mar del Norte, partiendo desde ese lugar unos kilómetros bordeando el mar donde posteriormente cruzamos unos médanos para finalmente adentrarnos a un bosque hasta finalmente llegar hacia el otro extremo que era la ciudad. En ese trayecto hicimos un análisis de recursos de supervivencia que pueden servir para que precisamente un grupo de personas pueda sobrevivir y bien, pudimos visualizar algunos peces, encontrar unas conchas marinas que por la forma y el filo que tienen parecen unas navajas y que sirven para cortar. La arena misma podría servir para hacer un filtro de agua salada hasta cierto punto y una vez dentro del bosque, encontramos algunos lagos con aves de la zona, troncos secos para hacer fuego, refugio, etc. Asimismo, durante esa extensa travesía aprovechamos para hacer prácticas con brújulas, marcando rumbos y hacer señalamiento con espejo de señales y otros equipos. De todos modos, fue un entrenamiento conjunto básico porque por razones de ciertas restricciones de ese país, no se podía hacer fuego o construir refugios en lugares públicos, algo que respetamos.

Finalmente llegó el día de mi regreso después de esa experiencia de haber estado tres semanas en esa ciudad, conocido sus calles principales, sus micros, trolebuses y trenes, restaurantes, galerías, muchas personas muy respetuosas y educadas de quienes conocí un poco la cultura y costumbres de ese país europeo, etc. Stevan me acompañó hasta la estación de tren de La Haya donde abordé el mismo hasta el aeropuerto de Ámsterdam donde en pocas horas abordé otro avión de la empresa KLM hacia Brasil, después hacia Uruguay y finalmente, hacia Buenos Aires Argentina.

Un particular agradecimiento a Stevan por la ayuda y hospitalidad desinteresada en haberme invitado a su país, en particular por los consejos y por los cuidados brindados debido a que soy extranjero y para mi ese lugar de Europa era nuevo. Me llevo el recuerdo de “haber cruzado el charco” como decimos en criollo, es decir, haber cruzado el océano desde Sud América a Europa ya que para un profesional con muchos años de haber ejercido la docencia como instructor de supervivencia y orientación desde enero del año 2005 en Argentina y otros países, conocer Europa fue un objetivo propuesto porque necesitaba conocer ese continente o como lo llaman “el viejo continente”.

Espero que en el transcurso de este año 2023 o 2024 nos podamos reencontrar con el junto con alumnos de Europa para instruirlos en Supervivencia y Orientación en Argentina.

× Consultar